Porque amar no es faena de cobardes

Como el toro valiente en su resabio

llevo una cruz al lomo, malherida,

pero de amor morir será más sabio

que vivir sin esta alma embravecida.

Navego sin ayuda de astrolabio,

lucho por una causa ya perdida,

acepto que me lidien unos labios

con capotes de sal en las heridas.

Desafiando el clamor de los cobardes,

su cómplice faena ensangrentada,

su rito de manada y griterío,

embisto de arrebol, me hundo en la tarde

y despreciando heridas y estocadas,

muero de vivo amor frente al gentío…

Un pensamiento en “Porque amar no es faena de cobardes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s