Programa 1: Miserias del arte contemporáneo (I)

“Devenires: antropología para el nuevo mundo”

Hoy he comenzado una nueva andadura en el espacio “Devenires: antropología para el nuevo mundo”, de la radio mexicana Radio Nicolaita. Cada dos semanas estaré colaborando con una pequeña reflexión acerca de diversos aspectos que, a mi entender, ofrecen pistas para interpretar el mundo en que vivimos y aquel que se esboza en el horizonte de nuestras sociedades.

Partiendo del método propio del etnógrafo atento, cuyo diario de campo se llena pronto con referencias variadas, me interesa abordar distintas temáticas y ámbitos a partir de esa heterogeneidad de materiales. Sigue leyendo

Días y noches

Hay días en los que uno está muy cansado. Sobre todo, noches, en las que uno imita el insomnio de la luna y espera el silencio, el despojamiento de las palabras. La esperanza malvive en esas noches de fatiga. Hartos de ver el desfile diario de las noticias del mundo, ese carrusel de fruslerías monstruosas, cerramos los ojos, intentamos dormir y esperamos que el sueño nos limpie y reconstruya. Pero no ocurrirá así. Los ojos se abrirán y se cerrarán varias veces de forma intermitente, como en pesadísimos parpadeos, la vigilia se mantendrá en equilibrio de puntillas sobre un alfiler que pincha de cansancio, y el silencio nunca será completo, sino que bailarán en él fragmentos de vida propia y ajena, fantasmas que la noche trae en su runrún de oscuridades encendidas. Eso sí, entremedias, nos quedaremos más callados. Puede también poblarse ese silencio de escepticismo o, radicalmente, de un rotundo pesimismo histórico de lo humano. Suele darse entonces un interior cataclismo, tras el cual se hunden los grandes planteamientos ideológicos, las causas escritas con Mayúscula, los héroes y heroínas de lo que sea. Todo se derrumba sin heroicidad. Todo se desbarranca con un escenario al fondo de manoseo, utilidades prácticas, te uso, te desecho, y de nihilismo casi consumado. Se oyen ya los jinetes en la tormenta, oímos cómo se acercan y sabemos que vienen a acabar con nosotros. Sigue leyendo

Te amé como se debe, te doy por olvidada

Buena te creí y fuiste desengaño

y tu estrategia solo buscaba la victoria.

Qué ganaste. Nada. Tan solo el daño

de seguir girando en tu oscura noria.

Simulaste ser distinta al inmoral rebaño,

herida por la gente, su injusticia y la Historia.

Robaste mi oro, me vendiste estaño,

preferiste a mi amor, la saliva de la escoria.

Serás mal amada y sabrás que perdiste,

un día lo sabrás, cuando seas ignorada

por falsos triunfos y oro verdadero,

y no tengas más que el dolor sincero

volviendo atrás, a rastras, la mirada,

de no ser todo aquello que fingiste…

 

 

Furioso ardor y silenciosa huida

Furioso aFuego, Llama, Carbono, Quemar, Calienterdor, violento y fugitivo,

sueño de temblor despierto al nombrarte,

te amo, me humillo, caigo altivo,

te venzo a veces sin poder ganarte.

Vigilas tu prisión, estoy cautivo,

para huir, imagino la forma de olvidarte.

Vivir quiero y ando muerto estando vivo,

Resultado de imagen de imágenes sauce

así me tienes tú, en la innoble trampa de tu arte.

¿A dónde has ido? ¿Hacia cuál de tus tres lunas?

¿Eras Artemisa, Selene o Hécate Trivia eres?

Como ella, ¿de umbral enfermo y sauce te construyes?

di: ¿por qué hieres sin razón alguna?

¿encuentras así tu razón de ser mientras fluyes

por el río sombrío de los seres?…

 

 

Los secretos de la ninfa

desearte amor y enfrentar tu altura con
cursis angustias!
Alejandra Pizarnik

 

Diana, allí donde estés, ¿sientes mi sufrimiento?

¿Sientes la intensidad del terremoto?

¿Sientes tu maremoto en mi corriente?

¿Me ves despertando, sin dormir,

Imagen relacionada

Diana cazadora, en silencio, recogiendo flores, mientras da la espalda.

solo, arrastrándome para escribir

un verso que te allegue, un golpe que despegue

directo al corazón del universo?

“No sabrás vivir”, insiste en decir la mañana.

Es doloroso. ¿Lo sabes? ¿Te enteras, Diana?

Dormir para ascender, despertar para caer

en la cuenta de tu nueva desaparición,

entregarme a una nueva destrucción

y beberme el oleaje que me rompe contra ti

¿Lo puedes presentir y no quieres socorrerme?

¿Estarás quizá entre gente más corriente?

Yo, en cambio, en mi barco ebrio, pendiente

de su carne rota. Esa es la canción, Diana,

y tú el oleaje que se ensaña contra mí.

Te canto para vencerte

y, otra vez, tu silencio me derrota…

 

 

Interrogación a tu infinito

No hay despertar que logre consolarme

Resultado de imagen de imagenes de romanticismo

Desesper-Arte o arte de la anulación de la esperanza en la realidad para que florezca la esperanza de una vida verdadera. Somos el enigma de lo que escribimos. La vida humana, cuando es vida, es literatura. Quien no esté a la altura de este aserto, nunca será Poeta.

de esta multitud de horas tan vacía

la noche se alarga alargando el día,

oscuro de ti, vuelvo a buscarme.

Me encuentro en mí sin ti, sin encontrarme,

Le Désespéré

Hombre desesperado. Autorretrato de Courbet, 1841.

por nombrarte profano mi alegría,

trato ardiendo en vida de conformarme

con tu sombra, que ensombrece la mía

¿Fuiste sueño, realidad, maleficio?

fuiste instante preciso, pero no suficiente.

Fuiste llama, tacto, impacto, orificio

de este infierno que inflama lo pendiente.

¿Fuiste nada?¿Apenas precipicio?

Fui el violento naufragio de serte indiferente…