El enemigo

¡Un poema!¡Horror! ¡Mirad cuánta tristeza!,
comentas, hombre vulgar, a otros hombres.
¿Para qué sirve cantar? Da pereza
caer en la nostalgia. Pronunciar su extraño nombre.

Mejor será marginar la flaqueza,
esa gran fortaleza. ¡Qué nadie se asombre!
Mejor será promover la simpleza
de ser famoso, pero sin renombre

¡Hombre vulgar! ¡Eres tú el enemigo!
A ti escupo, furioso, mi desprecio,
pues desvías al hombre del destino

de ser canto. Eres cómplice, amigo
de quien a lo humano quiere dar precio
confundiendo progreso con camino…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s