Fado

No huyo de la tormenta o del dolorResultado de imagen de imagenes fado

y cuanto más se agita mi rayo en el pecho

más me arrastro por vías donde el ardor

es bello, pero me deja deshecho

Y escucho paso a paso ese rumor

de vida que también a mí me ha hecho,

decir: ¿qué quedó al fin de tu candor?

Poco a poco se fue perdiendo, de trecho en trecho

quedó entonada mi vida en un fado

que canta dentro de mí su lamento

y me atrapa en lánguido atardecer

siempre yo, viviendo en mí encerrado

sin ti, en este continuo sufrimiento

que me eleva y luego me hace caer…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s