Discusión sobre una entrevista a Bernard Stiegler. Comentario en el Facebook del 25/11/2015 de Juan Escourido

En primer lugar: lo que me molesta de Stiegler, en la entrevista y en sus libros sobre democracia y tecnología, es lo que me molesta en un padre, en alguien que escojo como padre. Es decir: porque lo amo y me importa le recrimino que no es suficientemente bueno. Porque lo he escogido como padre le exijo más que a otros. Soy un patriota de Stiegler, podría decirse.

Mi fastidio es similar al que siento leyendo al Foucault de la Arqueología del saber. Con Foucault: ¿por qué dedicar tantas páginas y esfuerzos a rebatir a viejos estructuralistas?; ¿por qué no, en lugar de eso, continuar hasta las últimas consecuencias del análisis, dejando a los vejestorios pensar lo que quieran?; con Stiegler: ¿por qué, tras un diagnóstico tan certero, avanzar apoyándose en supuestos caducados? Sigue leyendo

Respuesta al comentario de un amigo, tras leer una entrevista a Bernard Stiegler en Le Monde, publicada en mi muro de Facebook el 23 de noviembre de 2015

Respuesta al comentario de un amigo, tras leer una entrevista a Bernard Stiegler en Le Monde, publicada en mi muro de Facebook el 23 de noviembre de 2015.

La tesis principal de lo que mantiene Stiegler en esta entrevista me interesa porque, en el contexto inmediato en el que estamos, nos ayuda a plantear el problema de la violencia de una manera más general e intempestiva. General, porque alarga la lista de coautores del mal. Intempestiva, porque a nadie le gusta saber que vive en países que pertenecen a esa lista.

Me refiero ahora a lo que tú, Juan, escribes al respecto. En este sentido me ciño a una primera versión de tu comentario, el cual, a pesar de tu posterior reedición, quedó registrado en mi ordenador. De esa primera versión destaco una frase: “su creencia en un poder conscientemente maligno (…), y su nostálgica asociación de empleo y perspectiva vital lo convierte en una voz un tanto ingenua”. Me detengo en el adjetivo (borrado en la edición siguiente) ingenua. Es interesante este adjetivo, porque hoy vive ampliamente asociado a una manera  teórica de ver la vida, es decir, a una manera descalificada como utópica, idealista, filosófica, ineficaz, sin hacerse eco de uno de otros significados posibles. Sigue leyendo

Por esta noche

“en esto se fue la bella alegría animal”
                                  Alejandra Pizarnik


Basta
cansado de la azul llama del dolor
por esta noche
cierro la luna vigilante
me aparto de mí a esperarme en mí
detrás de mis párpados vencidos
afronto el miedo a no ser
a no estar a no llegar
a no soñar con la bella alegría animal
que al otro lado del sueño todavía me late…

El último habitante

cómo podrás sobrevivir amor
detrás de tus heridas
el veneno enloqueció tus palabras
y se profanaron los signos de la belleza
en la frialdad de tu destrucción
el arrebato del dolor
traía un dolor más profundo
la confesión oculta de un arrepentimiento
y aún hoy lloramos en celdas vacías
sin piedad de nosotros
ni compasión de la noche
que pasa
con su horda de sombras
incendiando la casa de nuestro corazón
con frías llamas latiendo
y en soledad…

Amanece

Resultado de imagen de imagenes de amanecer
lenta    la luz   como siempre
fue abriendo surcos desde el lejano bostezo
del día
amanecía con su propio tiempo
y pintaba la vida oculta un cielo azul con aire de otoño
sobre las hojas caídas
entre las ramas algún pájaro cantó
entre las piedras hubo silencio
y durante unos instantes se podía imaginar
la paz de una remota madrugada de hombres…